CENTRO DE ESTUDIOS SOBRE NORTEAMERICA
Director Centro de Estudios sobre Norteamérica: Dr. Victor López Villafañe
Edición: Maestra Gabriela De la Paz M.
Actualización OCTUBRE/2003........................................... Academic Information

 :::Blog Elecciones Presidenciales de EU 2004

::::Multimedia

::::Estratega de Bush
 
MAPA INTERACTIVO DE THE NEW YORK TIMES SOBRE LAS ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

The New York Times ha preparado uno de los especiales más completos y más fáciles de usar, en todo el internet, sobre las elecciones en Estados Unidos. A través de un colorido mapa donde se destacan los colores de los estados de la Unión Americana y sus preferencias, incluyendo a los que permanecen indecisos este año. Un click a cada estado nos descubre sus votos electorales, por qué candidato y que partido han votado desde 1960 hasta 2000. También hay acceso a las contiendas por el Senado, la Casa de Representantes y algunos gubernaturas. Asimismo, muestra la composición política de todos los estados, el financiamiento de las campañas, el efecto Nader. Indispensable para entender rápidamente cómo se ganan las elecciones en Estados Unidos.
 

KARL ROVE EN UNA ESQUINA

La revista estadounidense The Atlantic nos trae un excelente análisis de un personaje clave para esta elección: Karl Rove, el principal asesor y estratega de George W. Bush para esta campaña y el que le dio el triunfo en 2000.
The Atlantic comparte este fascinante artículo con los lectores de
internet para mostrarnos a un hombre que saca sus habilidades en los
momentos más difíciles. Se dice que Rove no teme usar métodos sucios cuando se trata de ganar, pero que aún sin ellos, es excelente en lo que hace. Joshua Green examina la carrera de Karl Rove, para probarnos que está acostumbrado a elecciones peores que la de 2000. De modo que sus habilidades están a prueba. El recurso de la Suprema Corte y el caso Florida no podrán ser usados nuevamente para hacer ganar a Bush, así que esperemos a ver el as bajo la manga de Rove.

 ::::El tercero en discordia

  :::El Tercer Debate
EL TERCER CANDIDATO: RALPH NADER
El tercero en discordia: Ralph Nader, del Partido Verde. Este hombre se dio a conocer a principios de la década de 1970 cuando escribió un excelente libro donde exponía las fallas en las medidas de seguridad en la industria automotriz. Su influencia desató una cadena de preocupaciones en la Unión Americana y devino en la formación de un movimiento de protección al consumidor y en una ley que exigía mayor seguridad a los fabricantes de autos. El libro contribuyó a salvar miles de vidas, mientras Nader se enfocó en un nuevo problema, el deterioro del medio ambiente. Y ha sido esta causa la que lo llevó a aliarse con el Partido Demócrata, hasta que en 2000 lanzó su propia candidatura por la Presidencia de Estados Unidos. Los demócratas aseguran que le quitó votos a Al Gore y repudian que nuevamente se presente a las elecciones. Los republicanos le han dado la bienvenida y confían en que tenga el mismo efecto nocivo en John Kerry.

DEBATE #3

La revista británica The Economist nos muestra el desempeño de John Kerry y cómo, a partir del primer debate, recuperó paso en una campaña que parecía perdida en el río Mekong.

El punto es que los debates han permitido echar un vistazo a los humanos que compiten: uno que no está acostumbrado a la crítica y que tuvo problemas para ocultar sus emociones y otro que tiene un autocontrol lo suficientemente rígido como para que no consiga empatía con
parte del electorado a pesar de su inteligencia. Los debates han sido más que exposición de argumentos: han pasado de intentar atraer votantes indecisos hasta fortalecer los votos cautivos. El resultado hasta ahora es una contienda más cerrada que la de hace cuatro años, donde, unas encuestas y otras nos dejan con la idea de un empate. El análisis británico brilla por su imparcialidad y su agudeza: imprescindible cuando los medios estadounidenses no ocultan su parcialidad.

 :::Reflexión

Guerras culturales
Gabriela De la Paz

A pesar de la retórica y del enorme espacio que los temas de política exterior y seguridad nacional han ocupado en los discursos, anuncios y declaraciones de George W. Bush y John Kerry, hay varios temas que han desatado una feroz guerra cultural en Estados Unidos: los matrimonios homosexuales, el aborto, la investigación de células-madre, el Juramento de Lealtad, Vietnam y la familia.

Todos son campos de batalla. El más feroz, este año, es el de los matrimonios homosexuales. En febrero, Bush pidió al Congreso que pasara una enmienda a la Constitución en la que se "defina y proteja el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, como esposo y esposa" y la enviara a los Estados a que la ratificaran. La propuesta fracasó en el Congreso en los dos intentos por modificar la Constitución en prevención de que algún estado hiciera legal los matrimonios gays. Sin embargo, el estado de Vermont permite las uniones civiles entre personas del mismo sexo, concediéndoles los beneficios y responsabilidades de un matrimonio.

Luego vendrían la Corte estatal de Massachussets y la alcaldía de San Francisco, legalizando los matrimonios gays, con lo que Bush se sintió obligado a responder a sus votantes más conservadores con la propuesta ya mencionada. Que el Congreso se haya negado a tratar el tema tiene que ver con que, aunque la mayoría de los americanos se oponen a los matrimonios homosexuales, están divididos en que tenga que reformarse la Constitución para poner una traba, misma que legalizaría el estatus actual de ciudadanos de segunda para estas minorías.

Como se vio en el segundo debate Bush-Kerry, el aborto es un tema siempre presente en las campañas políticas. A pesar de que el caso Roe v. Wade (1973) permite a las mujeres el acceso a los abortos, el tema está plagado de cuestiones morales que lo hacen polémico. Sin embargo, en tiempos electorales el aborto es una forma de medir qué tan liberal es el candidato y, por supuesto, hay votos de por medio.

Nada menos que en el debate del viernes pasado, una pregunta del público era sobre este tema. Kerry hizo la distinción entre un asunto que es materia de fe para algunos y las leyes, que son obedecidas por todos, aunque sean de distintas religiones. Habló de opciones y de abstinencia. A la gente siempre hay que reconocerles sus derechos constitucionales, dijo.

Por su parte, Bush se opone al aborto, excepto en casos de violación. Incluso firmó una ley en la que se prohíben los abortos en las primeras etapas de gestación. Cree en promover la adopción como una salida para los embarazos no deseados, ya que sus creencias religiosas, así se lo indican.

Otro punto controversial ha sido el de la investigación de las células-madre. Algunos científicos creen que en un futuro próximo pueden curar algunas enfermedades, aunque todavía se ha hecho muy poco en la materia, precisamente porque Bush firmó una ley donde se prohíbe usar las células provenientes de embriones para estos propósitos. El debate se incrementó debido a que Nancy Reagan hizo un discurso público donde pidió a su Presidente que levantara esta prohibición. Después, tras la muerte de Ronald Reagan, uno de sus hijos habló en la Convención Demócrata a favor de la investigación con células-madre, haciendo notar que los avances en esta materia podrían curar a gente que tiene Alzheimer, como era el caso de su padre. Los actores Christopher Reeves (q.e.p.d.) y Michael J. Fox, hicieron campaña por esta causa.

La más reciente adición a este rosario de controversias es la del Juramento de Lealtad. Éste es un compromiso que los ciudadanos hacen con su nación. En 1954 se le añadió la frase "bajo Dios". De acuerdo con Samuel Huntington, es un punto central con la identidad del estadounidense, pues encierra todo el Credo Americano en sí. Estados Unidos fue creado como una nación cristiana, que más que separar la religión del Estado impide que una religión en especial sea oficial u obligatoria para todos.

En un país donde a la gente le importan las creencias religiosas de sus líderes y donde muy pocos votarían por un Presidente ateo, todos estos temas son cruciales. Como dijera un analista al respecto, "el presidente no tiene que ser un santo, pero tiene que ser un peregrino". Por ello, cada vez que puede, Bush hace énfasis en su religiosidad y en el hecho de ser un "Cristiano renacido" y Kerry defiende su Catolicismo.

El otro asunto del que se ha hablado hasta el cansancio, es Vietnam. Esta guerra ha quedado como una enorme cicatriz en la historia de Estados Unidos. Y cuando parecía que la Guerra del Golfo Pérsico de 1991 había conjurado el fantasma de esta derrota, Somalia vino a traerlo de vuelta. Pero más aún, en un país en guerra, donde las similitudes entre Vietnam e Iraq son más que evidentes para algunos, se ha puesto en la mesa.

Por un lado está el joven rebelde que usó las influencias paternas para evitar ir a Vietnam y se enlistó en la Guardia Nacional, cambió de residencia un par de veces y faltó a sus obligaciones. Por otro, el aristócrata idealista que se enlistó en el ejército, combatió como cualquier otro, fue herido y luego ganó notoriedad cuando regresó decepcionado por las políticas del gobierno. Lo paradójico es que el héroe de guerra es atacado por cumplir con sus obligaciones y cualquiera que cuestione al evasor queda desacreditado.

¿Viene al caso hablar de Vietnam después de todos estos años? Sí. Porque es la resquebrajadura que divide en dos a Estados Unidos. Porque hay toda una
generación definida en base a su postura y porque una nueva guerra nos permite ver la empatía del Presidente con su pueblo: está dispuesto a mandar a la muerte a sus soldados, pero él no fue capaz del mismo compromiso en su momento.

Las guerras culturales dividen a Estados Unidos de una forma más profunda que Iraq. Estas son batallas que se libran en casa, entre padres e hijos, hombres y mujeres, ricos y pobres, que impactan a todos y que definen su destino.


Blog de elecciones en EUA No.2

Blog de elecciones en EUA No. 1

 
Derechos Reservados a ITESM / Campus Monterrey / Centro de Estudios Sobre Norteamérica/ CEI / Asuntos Norteamericanos / Oct-2003