Origen Histórico-Cultural de Latinoamérica.

Sergio A. Guajardo del Hoyo.
Licenciado en Historia.
seguajar@campus.cegs.itesm.mx
 
El término "Latinoamérica" denomina la zona centro y sur del continente americano, cuyos países comparten características comunes, es importante revisar las variables histórico-culturales que la definen para comprender qué tan homogénea o desigual es esta región y si es válido considerarla como tal.
A Latinoamérica erróneamente se le suele clasificar como un sub-continente al sur del Río Bravo, incluyendo las Antillas, aunque geográficamente no lo es; tampoco el habla Latina es común para todos sus habitantes; lejos de la homogeneidad, existe una enorme diversidad étnica y cultural; por otra parte, los climas son muy diversos y las distancias enormes; además, en lo económico los grados de desarrollo de los distintos países es variado.
Remontándonos en la historia, podemos encontrar un origen y desarrollo común para la mayoría de estos países, siempre y cuando estemos dispuestos a las generalizaciones. Sus primeros pobladores emigraron de Asia y desarrollaron civilizaciones independientes al desarrollo de las culturas del resto del mundo. En los siglos XV y XVI la región fue colonizada por las naciones Ibéricas, España y Portugal, quienes compartían una política colonial muy similar la cual impuso la religión católica, la lengua española o portuguesa y un sin fin de patrones propios de su cultura occidental a la población. La mezcla racial entre europeos, indígenas y africanos se presentó de distintas maneras, pero dio origen a una población que durante 300 años fue adquiriendo una identidad común en algunos aspectos mientras que cada región mantuvo sus particularidades dependiendo de distintos factores determinantes.
Fueron los Criollos (europeos nacidos en América) los primeros en reconocerse como hijos de las colonias ibéricas en América y antes de que existiesen las naciones latinoamericanas lucharon por su autodeterminación en las primeras décadas del siglo XIX inspirados por la Revolución Francesa y la Independencia Norteamericana. Fue entonces que idealistas como Simón Bolivar plantearon proyectos comunes de Nación , los cuales nunca se lograron; por el contrario, los destinos de cada provincia colonial, ahora desvinculados, se fueron separando, dando como resultado las naciones que hoy integran la región.
Sin embargo, a pesar de su distanciamiento, se puede hablar de caminos paralelos que han atravesado etapas comunes, primero definiéndose como naciones entre guerras y caudillos, después, hacia finales del siglo XIX como exportadores de materias primas bajo el esquema imperialista, y finalmente cayendo en la esfera de influencia de la nueva superpotencia del siglo XX, los Estados Unidos.
Es claro que, histórica y culturalmente, el legado ibérico occidental y su desarrollo político-económico paralelo hacen de los países de Latinoamérica una región con mucho en común a pesar de tantas particularidades determinadas por factores geográficos, étnicos o climáticos, entre otros; además, la característica que todos comparten actualmente es la de vivir bajo una relación de dependencia con los Estados Unidos y de enfrentar el reto de lograr una integración regional basada en sus puntos en común.
 
Ligas:
Rourquié, Alan. "¿Qué es América Latina?"
http://www.mty.itesm.mx/dch/deptos/ri/ri-802/lecturas/lecvmx007.html
Quijano, Anibal. "La Unidad de la América Indoespañola."
http://www.mty.itesm.mx/dch/deptos/ri/ri-802/lecturas/lecvmx309.html